La incesante búsqueda del hombre
Página Principal
Más Información
Librería
Contactos
Conexiones de Scientology
Un individuo miró dentro de su propio cráneo y dijo: “Ah, así es como es el mundo”. Y no se molestó en examinar al vecino de al lado y descubrir que él estaba mirando dentro de su propio cráneo. Así que inventó la pólvora; antes de eso, inventó las catapultas; antes de eso, inventó los cantos rodados y las hachas de piedra.

Ahora, ¿qué obligó al hombre a inventar todas estas cosas? ¿Por qué se tomó la molestia de inventar una catapulta? Para echar abajo las fortalezas de otras ciudades y naciones. Quería echar abajo sus muros, irrumpir, ¿para hacer qué? Para poder encontrar a alguien.

Anterior Siguiente

© 2001-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados. Para información sobre marcas registradas - La Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología