La incesante búsqueda del hombre
Página Principal
Más Información
Librería
Contactos
Conexiones de Scientology
Tanto si usamos armas antiguas como descubrimientos modernos, aparen-temente la meta es prácticamente la misma que era antes. Es decir, el hombre está convencido, evidentemente, de que si puedes arrojar suficientes cosas, golpear lo bastante fuerte contra un obstáculo, si puedes lanzarte hacia un objetivo lo bastante lejano, acabarás encontrando a alguien. Y en Scientology, finalmente, hemos encontrado a alguien sin tomar medidas tan extremas.

La incesante búsqueda del hombre era: ¿dónde está él? Su búsqueda, que ha continuado durante Dios sabe cuánto tiempo, ha consistido simplemente en esto: ¿Dónde está él, y qué está haciendo, y qué va hacer? Siempre el prójimo. ¿Qué va hacer? ¿Dónde está? ¿En qué consiste?

Lo que se sabe en concreto es muy, muy elemental. Lo que estaba buscando, evidentemente no se podía encontrar con facilidad porque no creía que fuera a encontrar nada, a menos que pudiera verlo. Y lo que estaba buscando era invisible: el thetán; el ser espiritual.

Anterior Siguiente

© 2001-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados. Para información sobre marcas registradas - La Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología